Wednesday, January 04, 2006

... ramales escondidos, pagados... que conocemos bien sin prestarles debida atención. Ciudades olvidadas... ( Que serán registradas en su momento) Cada paisaje, se detiene se queda fijo para que la retina los recorra... para queidad, sin culpa.
( Flashback obligado)...Año 1988, inicio las lecturas de paisajes, la geografía se transforma en el soporte de mi obra plástica, Regreso de España y nace la exposición " Pequeña pintura de una historia", Las PLAYAS... un viaje al desierto de Atacama, ( ver capítulo dedicado a esa exhibición en galería ARTE ACTUAL... Catalogada por Milan Ivelic Director del Museo de Bellas Artes)
Mi obra se regenera permanentemente a partir de cada viaje, de cada vez que me interno en alguna ruta que seduzca mi mirada.

¿ LIMITE URBANO?... ¿ Que significa ese concepto?...

Son trozos de recorrido, de un eterno continuo que se desarrolla lentamente a lo largo de la vida y que se altera como lo hace la geografía física a veces agredida, deformada y alterada devorando lo nativo, trasmutando inclusive el comportamiento. Cambiándolos por escenarios comerciales generando alteraciones ecológicas y cromáticas... Las alambradas se tiñen de los colores de la ropa usada que venden en todo pueblo, ciudad o campo con los que se puede cruzar viajando... Los techos se cubren de antenas satelitales que alteran las míticas chimeneas humeantes... los caballos, se cambian por bicicletas... el vino suelto por cerveza… Las miradas curiosas por desdén, los botes de madera por fibra de vidrio.Cerros dibujados, recortados con hachas, palas, enormes neumáticos... montes y laderas pespunteadas, recorridas. Cientos de metros de hileras paralelas, de brotes, de sistemas de riego aplicado que sorprende... De sarmientos ordenados... de paltos, de cañerías negras de riego, meandros de tierra húmeda que la marea visita a diario formando y deformando en un eterno movimiento lleno de sensual sinuosidad... una nueva fisonomía topográfica que genera nuevas miradas, nuevas cromatografías, nuevos significantes... Nuevas reflexiones obligadas. Una ruta que no se puede evitar, única que une cada trozo de este país, dejando en el olvido la mirada de cada habitante de pueblos serenos, antiguos que la ruta desvanece... los esconde, los consume dejando que solo habiten la memoria de quienes los conocimos y pisamos hace ya muchos años, cuando la geografía no había sido aún dividida en oriente y poniente. La prisa se hace parte de la mirada seca… En las afueras de mucho pueblos, se encuentran ubicados unos letreros verdes que señalan el LIMITE URBANO… Y eso es la nada,… un contrasentido que no termina de definir que habita verdaderamente de un lado o de otro de la naturaleza del hombre. La belleza se viste de ropajes alternativos... Un intento por no ser lo que se és inevitablemente.
Sergio Lay, 2005